top of page
RR header-01.png

Rehabilitación ribereña

Crew treating noxious weeds

Historias de restauración de zonas ribereñas

Cascade

Stream

Solutions

Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.

Las zonas ribereñas son la interfaz entre el agua y la tierra

Las zonas ribereñas son ecosistemas cruciales que crean hábitats, filtran el agua y mantienen la salud de los arroyos. Con el tiempo, y debido al desarrollo, las hierbas nocivas (también conocidas como especies invasoras o especies no autóctonas) se han introducido en estos ecosistemas donde no evolucionaron. Para restaurar la comunidad de plantas autóctonas, diversas acciones de restauración ayudan a la gestión de especies invasoras en las zonas ribereñas de las cuencas hidrográficas del río Rogue.

Tratar las hierbas nocivas y restaurar con éxito los ecosistemas naturales es un compromiso a largo plazo. Por lo tanto, la mayoría de nuestros proyectos tienen una duración de 5 años, con la mayor parte de la restauración de los cursos de agua y la rehabilitación de la ribera en los primeros 1-2 años, seguidos de 3-4 años de gestión continuada y mantenimiento del proyecto. Durante esta fase de gestión, seguimos tratando las hierbas nocivas para ayudar a proporcionar la mejor oportunidad de recuperación a la comunidad de plantas autóctonas.

Las plantas autóctonas estabilizan las orillas de los arroyos y ayudan a prevenir la erosión no natural frenando las crecidas.

Los árboles, arbustos y flores autóctonos son una fuente crucial de alimento para diversas especies animales, como aves, mamíferos e insectos.

Los árboles, arbustos y flores autóctonos son una fuente crucial de alimento para diversas especies animales, como aves, mamíferos e insectos.

Vallas que respetan la vida silvestre

Beneficio
del ranchero

Salud ribereña

Las vallas que respetan la vida silvestre limitan considerablemente el acceso del ganado al bosque de ribera y al arroyo. Cuando el ganado tiene acceso sin trabas para pastar en la comunidad de plantas ribereñas autóctonas, pisotear las orillas del arroyo y pararse, beber y tumbarse en el agua, la calidad del agua se deteriora. Los resultados pueden provocar un aumento de la sedimentación por erosión, de la temperatura del agua por exposición solar y de la carga de nutrientes por excrementos. El pastoreo continuo de la comunidad de plantas autóctonas impide la sucesión y el crecimiento naturales, lo que permite que las hierbas nocivas agraven aún más la degradación del bosque ribereño. La otra estrategia de restauración pasiva que utilizamos se expresa fomentando el reclutamiento y crecimiento naturales de la comunidad autóctona y el banco de semillas existentes. Utilizamos esta restauración pasiva en combinación con la restauración activa mediante la eliminación de hierbas nocivas para ayudar a recuperar la diversidad del bosque de ribera autóctono.

Aerial view of cattle exclosure

Sea

Run

Media

Mejora de la calidad del agua

Rehabilitación de la comunidad de plantas ribereñas

Acceso para el ganado a través de una portera

“Liberar y reclutar”

El RRWC es pionero en una estrategia de rehabilitación ribereña denominada “Liberar y reclutar” para tratar las hierbas nocivas en las zonas ribereñas. Este enfoque consiste en controlar las malas hierbas con métodos químicos y mecánicos (liberar), preservando al mismo tiempo la comunidad de plantas autóctonas existente. Una vez minimizada la competencia entre las hierbas nocivas y las plantas autóctonas por la luz y los nutrientes, esos árboles, arbustos y flores silvestres autóctonos pueden volver a prosperar (reclutar).

Paso 1: Liberar

Las hierbas nocivas, como la zarzamora armenia (del Himalaya), la cicuta venenosa, etc., crecen en exceso y superan a las especies de plantas autóctonas del bosque de ribera, privándolas de nutrientes, agua y luz. En la fase de liberación, las hierbas nocivas se tratan estratégicamente tanto por medios químicos (con herbicidas) como mecánicos (con motosierras, podadoras, recortadoras de anillos y máquinas). Estas acciones tienen lugar en el transcurso de cinco a diez años y liberan a la comunidad de plantas autóctonas de la supresión por parte de las hierbas nocivas.

Crew flay-mowing noxious weeds

Contratistas de rehabilitación tratan mecánicamente las hierbas nocivas.

Paso 2: Reclutar

Enterrado en el suelo del bosque de ribera hay un banco de semillas de diversas especies de plantas autóctonas. Un banco de semillas es exactamente como suena: una colección de semillas que se han guardado de forma natural en el suelo a lo largo del tiempo. El objetivo de nuestra rehabilitación ribereña es emplear tratamientos contra las hierbas nocivas, preservando al mismo tiempo la comunidad vegetal existente y germinada, permitiendo que esa comunidad vuelva a reclutar de forma natural diversas especies en los lugares donde sobrevivirán mejor.

Mock orange growing from dead blackberries

Entre las cañas muertas de zarzamora del Himalaya que fueron tratadas crece la falsa naranja (Philadelphus lewisii), una especie autóctona no plantada/reclutada de forma natural. 

“El beneficio más importante de esta estrategia es que la propia comunidad forestal dicta dónde crecen y sobreviven mejor las especies, lo que, a su vez, genera más resiliencia en el bosque. La fuente de semillas está adaptada al lugar localizado, y las densidades de plantas son adecuadas y a menudo superiores a las que podrían plantarse”.

Lance Wyss, RRWC Restoration Biologist

“Liberar y reclutar” en acción

DSC04399.jpg

A las plantas autóctonas les encanta crecer en los proyectos de restauración del RRWC

Camas (Camassia quamash ssp)

bottom of page