top of page
DJI_0651.jpg

SeaRun

Media

Pueblos indígenas de la cuenca del río Rogue

Desde tiempos inmemoriales, las cuencas del ahora llamado río Rogue han sido el hogar de los athapascan,
takelma y shasta (formados por muchos grupos tribales diferentes), cuyos descendientes aún viven en la región y en todo Oregon en la actualidad (Gray 1987; Wilkinson 2010).

 

Antes de la fiebre del oro y la afluencia de colonos, las guerras, los tratados y la expulsión, los indígenas fomentaron una red íntima y recíproca de relaciones con las bondades que ofrecía el paisaje del río Rogue y sus principales afluentes. El salmón era un elemento básico en estas relaciones, y el mosaico general de paisajes culturales que se mantenía y la naturaleza estacional del medio ambiente hacían que las familias se desplazaran con las estaciones para recolectar bellotas, bayas, camas u otros recursos vegetales, para cazar ciervos, alces u otros animales, o para procurarse hierba de oso para cestería o material lítico para la talla de sílex (Gray 1987; Tveskov y Cohen 2007; Tveskov 2007).

En el suroeste de Oregon, los nativos siempre han sido sabios administradores de sus tierras en una relación de interdependencia. Los conocimientos y prácticas ecológicos tradicionales, como el uso prudente del fuego beneficioso en las estaciones adecuadas, cuidaban el paisaje y fomentaban la abundancia, la biodiversidad y la protección contra incendios catastróficos. La salud de los ecosistemas era primordial para la prosperidad de las comunidades nativas. El bosque profundo, la pradera, la sabana de robles y la vegetación ribereña proporcionaban todo lo necesario, y los cursos de agua limpios repletos de peces, lampreas y otras especies acuáticas, los valles y las tierras altas repletas de vida salvaje conformaban una especie de paraíso.

En las décadas de 1820 y 1830, las tribus del valle del Rogue conocieron por primera vez a personas no nativas a través de la presencia esporádica de empleados de la Compañía de la Bahía de Hudson, una compañía fundada por los británicos que buscaba principalmente pieles de castor. La colonización de Norteamérica comenzó lentamente, acelerándose de forma espectacular a principios de la década de 1850 con el descubrimiento de oro cerca de Jacksonville. Esta repentina afluencia de mineros y colonos provocó la muerte y destrucción de los pueblos nativos, sus modos de vida y la interrupción de esa relación recíproca con la tierra. La inmigración masiva –alimentada por la ideología del Destino Manifiesto– también propagó enfermedades entre los indígenas y provocó masacres, guerras y, en última instancia, el desplazamiento. 

Las Guerras del Río Rogue se crearon y agudizaron periódicamente entre 1850 y 1856. En 1853 y 1854, los diplomáticos de las tribus firmaron tratados con el gobierno de Estados Unidos que reconocían sus derechos soberanos en la región, derechos reconocidos hasta hoy por el gobierno federal y el estado de Oregon. Tras el fin oficial de las Guerras del Río Rogue en 1856, los supervivientes fueron trasladados a la Reserva de Siletz y a la Reserva de Grand Ronde. Los descendientes de las tribus del Valle del Rogue están hoy representados por las tribus confederadas de indios siletz y las tribus confederadas de Grand Ronde (Tveskov 2007; Wilkinson 2010).

Nuestro agradecimiento a las tribus confederadas de indios siletz, a Robert Kentta, director de Recursos Culturales de la comunidad de tribus confederadas de Grand Ronde de Oregon, y a Mark Tveskov, de Black Dog Archaeology, por su ayuda en la elaboración de esta redacción.



Le animamos a obtener más información explorando los sitios web oficiales de las tribus y otros recursos que figuran a continuación.

Más información

Tribus Confederadas de la Comunidad Grand Ronde de Oregon
Tribus Confederadas de Indios Siletz
Banda de Cow Creek de la tribu de indios Umpqua
Native Land.net
DJI_0651.jpg

Altered fire regimes and loss of aboriginal fire
stewardship threatening upland areas

Among the diverse upland areas, Rogue River watersheds are home to some of the most extensive remaining oak ecosystems in the western United States. For time immemorial, these oak  ecosystems, have been stewarded
by Tribes of aboriginal North Americans.
oak associate
and oak dependent
vertebrate species
300
SeaRun
Media
bottom of page